domingo, 17 de febrero de 2013

Fin de las vacaciones

Hoy vengo a contar mi vida, una vez más. Porque si el otro quería hablar de su libro, yo hago lo mismo. En realidad, tal y como comenté hace unos días, he estado de vacaciones. En esta ocasión fui a Madrid, a ver a buenos amigos y a antiguos compañeros de trabajo, a participar de un par de eventos, a vivir el carnaval y a relajarme un poco. Esto no está muy relacionado con la temática del blog, pero es mi blog, como Isabel Pantoja reclamaba su casa. -¡Y no me vas a grabar más!- Pero sí que quiero comentar ciertas cosas que guardan relación con este blog.

Me sorprendió que bastantes personas hicieron alusión a esta página, bien porque la leían, bien porque se preguntaban de qué iba. Así que aprovecho para mandar un nuevo saludo a todos. Sé que muchas veces no tenemos tiempo de actualizarnos o de leer todo lo que querríamos debido a lo sobreinformados que estamos. Aunque no hayas leído todas y cada una de las entradas, me alegro de que pases de vez en cuando a visitar esta columna.

Una persona me comentó que hace tiempo estuvo haciendo una dieta similar a la paleo, con la salvedad de que durante una semana debía comer embutido. En su caso fue por perder peso y lo logró, sin prisa pero sin pausa, como debe ser. Esta dieta se la había prescrito un profesional. Ahora está pensando en reanudarla. Desde aquí, mi apoyo, porque perder unos kilitos es bueno en todos los sentidos y sobre todo para la salud, y si se pierden con una dieta que de por sí es sana, ¡mejor!

Alguien me comentó también, que, desde hace tiempo, practica lo que se conoce como "ayuno intermitente". Como es un concepto un poco avanzado, lo trataré más adelante; lo tengo pendiente. Esta persona me dijo que le viene muy bien y se siente genial haciéndolo. No tenía ni idea de que estos eran sus hábitos y me pareció estupendo que así fuese.

En cuanto a mí, durante mi semana de vacaciones me permití "pecar" un par de veces. Y quiero aclarar esto. Si me "salto" la dieta, no es porque necesite hacerlo, sino por respeto a mis amigos. Ya que soy estricto el 99% del tiempo, creo que no pasa nada por compartir unas tapas o unas cervezas con buena compañía, sin estar poniéndose pesado con el tema. A ninguno nos gusta que nuestros acompañantes estén criticando lo que van a comer, así que prefiero relajarme también para eso. Las anfitrionas que me acogieron me permitieron preparar un par de ensaladas paleolíticas que todos disfrutamos y a mí me hizo mucha ilusión poder hacer algo para ellas, que se lo merecen todo.

Y fuera del tema alimentación, he de decir que me encantó volver a Madrid, sentirme tan acogido y disfrutar de un clima estupendo que en Londres no tenemos. Madrid es una ciudad que siempre recibe bien al viajero, pero más aún cuando uno tiene tanto amor repartido entre tantas personas por la ciudad y sus cercanías. Gracias a todos.

Pronto volveré a escribir como antes. De momento he vuelto al trabajo así que será cuestión de tiempo.

2 comentarios:

  1. Pitimini Hormiga17/2/13 21:16

    Nuestros primeros tanteos con la dieta paleolitica nos han encantado, lo estábamos comentando hace ni una hora : ))
    vamos a reproducirlas mas de una vez tenlo por seguro. Espero que tambien pongas de vez en cuando alguna idea ensaladera que tu harías.
    El placer de la estancia fue compartido.
    Las anfitrionas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues me parece estupendo! Más adelante publicaré recetas, tenedlo por seguro. Un besazo.

      Eliminar